martes, diciembre 12, 2006

Cuentos de Navidad





Las Navidades son unas fiestas bastante polarizantes, el público las detesta y las adora por igual. Yo de momento estoy en tierra de nadie pero me da que según pasan los años voy simpatizando más con el sector que las aborrece. Y es que hay cosas que no tienen razón de ser. Paso a enumerar unas cuantas pero la lista podría ser interminable…


Las Macro-Cenas Familiares
En mi caso no suelen ser muy macro porque somos cuatro gatos y nunca suelen presentarse parientes indeseables. Aún así, tienen un no-se-qué rancio que apesta un poco. Suele ser tradición, tanto o más que las uvas, acabar discutiendo por cualquier tema, pero al final brindamos con cava (bueno, yo sólo me mojo los labios porque no me gusta, no porque sea catalán) y todos tan felices.

Las Cenas de Empresa
Son peores, si cabe, que las familiares. Casi todos aprovechan para soltar sus miserias y nadie suele estar contento… al menos al principio. Y es que cómo la gente empieza a emborracharse desde los entrantes, a la media hora ya están pensando en aparearse unos con otros. En mi trabajo, además, suelen tener la magnífica idea de asignarte asiento y ponerte junto a desconocidos para socializar. Así, todos engullen la puta cena lo antes posible para pasar a las copas y volver a juntarse con sus compañeros de despacho de todos los días. Surrealista. Como suele serlo el discurso del presidente diciendo lo bien que va la compañía aunque los sueldos estén más congelados que las gambas del aperitivo.

Los Regalos de Reyes
Algo que debería ser divertido suele convertirse en una auténtica pesadilla por esperar siempre hasta el último momento. Así, sin comerlo ni beberlo te ves inmerso en plena calle Preciados el día 5, rodeado de vallas, terraplenes, y el foro de la familia, dispuesto a comprar Dios sabe qué para no quedar como el culo el día 6. Es importante guardar los tickets de las colonias y de los libros ganadores del Planeta para poder cambiarlo todo en las rebajas. Esa parte sí es divertida pero claro, ya no es Navidad.

Cortylandia
Cuando recuerdo la ilusión que me hacía de crío ir a semejante despropósito pienso que ya era raro desde el principio. Y es que cuando paso cerca de allí y comienzo a oír esa melodía infernal en un loop interminable me sale urticaria. La gente se amontona a contemplar ese montaje de cartón piedra cada vez más kistch mientras los carteristas hacen su agosto vaciando los bolsos de las afortunadas madres a las que todavía les queda algo de dinero. Los pervertidos también se lo suelen pasar pipa aunque la abultada ropa propia de la estación en la que estamos les haga algo difícil su tarea.

La Plaza Mayor: Pelucas y Belenes
Supongo que este fenómeno se hará extensible a toda España ya que en todas las ciudades hay una plaza mayor donde se montan mercadillos navideños. Allí conviven los abetos y las figuritas del Belén con esa mierdas de plástico y mocos de goma tan simpáticos. Por no hablar de las pelucas. ¿Pero por qué a todas las familias les da por ponerse esas pelucas fucsias o amarillas que hacen de la plaza mayor una versión al aire libre y en clave pederasta del E.P.T.?

Las Macro-Fiestas de Noche Vieja
Partamos de que a mi la Nochevieja no me disgusta. Todo el mundo dice lo típico de que por qué hay que pasárselo bien esa noche y no otra. Pues bien, a mi me apetece pasármelo bien, lo que no me va son las macrofiestas y todo lo que las rodea: desde los carteles que las anuncian por la calle (con esos diseños imposibles) a los jovenzuelos haciendo cola en los locales de mala muerte que han alquilado para poder emborracharse a gusto. Algunas chicas ya están vomitando el vino de la cena mientras sus mejores amigas les retiran el pelo de la cara, y sus supuestos amigos sólo esperan el momento en que vuelvan a emborracharse para saltar sobre ellas. Todos ellos van ataviados con modelos imposibles (ellos de chulos y ellas de putas).

Y estos son solo algunos de los momentos estelares de estas fiestas tan entrañables. Si se os ocurre alguno más…

18 Comments:

Anonymous MM said...

Pretendo no ir siempre a contracorriente y las Navidades antes me daban un poco igual, pero es tanto el machake, tanta la saturación, ke acabas siendo un enemigo acérrimo.
Pa mí lo peor es esa obligación moral ke se pone uno mismo con el tema regalos; tos los años me pasa lo mismo; me hago el firme propósito de no regalar, y la noche de reyes me da tal calambrazo de culpabilidad ke al final le regalo hasta al carnicero de la eskina.

12/12/2006 9:48 p. m.  
Blogger mal said...

lo mejor ignorar la obsesión con las navidades y dejar que lleguen y se terminen.

12/12/2006 11:14 p. m.  
Anonymous lifeonmars said...

Odio La Navidad. Y estoy de acuerdo en todo lo que dices.

12/12/2006 11:31 p. m.  
Blogger enebro said...

Verdades como puños.

12/13/2006 12:35 a. m.  
Anonymous mogkumo said...

yo creo que esa cosa de ponerse cosas en la cabeza tras pasar por la Plaza Mayor pasa sólo en Madrid. Vaya costumbres más raras tenéis.
Porque lo del cortylandia también vaya tela...

12/13/2006 12:49 a. m.  
Blogger Xabi said...

mm, ya te pasaré mi dirección, jajaja...
Pues lo mio es una cosa exclusivamente familiar o de pareja cuando la ha habido (este año no toca). Y regalar a la family es un poco rollo, no creas. Mi padre lo cambia casi todo y con mi madre me cuesta acertar (aunque una colonia siempre es un acierto). Y yo a mis padres les hago una lista (corta, eso si) de posibles cosas.

mal, es que en Madrid y viviendo en el centro es difícil igorar que es Navidad. Si Gallardón nos ha metido luces hasta en el cuarto de baño!

Lifeon... que te llamé esta tarde y no te pille. Luego me fui a cenar, a ver si te pego un toque y me cuentas q tal por allí. Este año podemos odiar juntos las navidades... eso si, la Noche de Reyes va a ser muy especial :-)

enebro, ese dicho se lo podría apropiar el PSOE para su próxima campaña.

Mog, es que aqui tira mucho lo de la peluca y los cascos de vikingo. Tambien se llevan las diademas como con ojitos de muelle y cosas de esas. ¿Y no hay Cortylandia en tu tierra? Yo pensé que eso era patrimonio de todos... Eso sí, tenemos la Cocolatería San Gines, muy propia de estas fiestas :-)))

12/13/2006 9:10 a. m.  
Anonymous mogkumo said...

por cierto que no lo había dicho, me encanta la foto que acompaña al texto, lo has hecho tú? que artihta!

12/13/2006 11:09 a. m.  
Blogger jko said...

pues a mi (aunque reconozco el tufo rancio) me gustan las reuniones familiares. y han mejorado bastante una vez superado el escollo de las diferencias en cuanto a tendencias sexuales...;-) ya mi tía ha dejado de preguntar cuando voy a llevar a alguna chica a la cena de fin de año, todo un alivio.

pero en lo de los reyes estoy totalmente de acuerdo... y me pasa como a mm, que todos los años digo que no compraré nada y luego acabo a ultima hora con los mogollones y esas cosas... realmente es aberrante y una vez allí te parece de lo más absudo del mundo... pero bueno, luego haces el intercambio y los cambios posteriores como cita xabi, y todo acaba con un final casi-feliz!

12/13/2006 11:46 a. m.  
Blogger Pasaelmocho said...

Me gustan las navidades. Me gusta recibir crismas. Me gusta adornar la casa con cosas SUPER-HORTERAS. Me gusta ponerle a Miss Piggy y a Gustavo/Kermitt gorritos rojos. Me gusta salir a comprar regalos, regalar y que me regalen. Me gusta hacer y recibir llamadas de felicitación. Me disfrazo de Papá Noel en nochebuena y me paseo bailando por la terraza de mis padres mientras mis sobrinos corren aterrados a acostarse. Me gusta pelearme con mi tx para que no me regale el reloj que a él le gusta y a mí no. Me gustan las reuniones familiares y como a mí hace ya mucho tiempo que se me pasó el arroz lo de "a ver cuándo traes a la novia" se lo preguntan a mi hermano pequeño. Me gustará irme a Barcelona un par de días antes de navidad a pasearme por la Rambla, comprar un caganer, ir al Liceo y comprar algún artefacto en mi sex shop favorita. Me gustará largarme a Galicia por nochevieja (y así no decidir dónde hay que salir for fuerza esa noche). Y espero que me guste el concierto de los PalomaSanBasilios + Fangoria la noche de Reyes.

Lo de las pelucas sí que no lo entiendo. Yo me las pongo en las fiestas, ¿pero en navidad y por la calle ir de Shirley Temple? por favor,q ue ya tengo una edad.

12/13/2006 12:02 p. m.  
Anonymous TB97 said...

Realmente un panorama ATERRADOR... Yo también quiero regalo de MM.

12/13/2006 12:19 p. m.  
Blogger Xabi said...

mog... no, no hice yo el montajillo. Es una chorradilla del photoshop pero lo encontré en google y me encantó :-)

jko, a mi hace 15 años que ya no me preguntan por mis novias, pero tampoco se atreven a hacerlo por mis novios :)
De todas formas es que en esas cenas solemos ser los mismos que en un fin de semana normal, así que no tienen mucho de especial.
Lo de los regalos si es una tortura... el de mi padre me da un poco igual porque sé que compre lo que compre lo va a cambiar. Es infalible, el tío.

joder pasaelmocho, eres el espíritu navideño hecho persona!!! ¿También te ves "Qué bello es Vivir" en Nochebuena? Y me encantó lo de que te fueras unos días a Barna al Liceo y al Sex-shop. Una buena combinación, jajaja...
Si yo tampoco las odio, no te creas... como dije, estoy en ese punto medio aunque la balnza año tra año se va inclinando más hacia un lado que hacia el otro. Desde luego no me dejan indiferente.

tb97, me lo pedí yo, que vamos a arruinar al pobre mm :-))

12/13/2006 12:33 p. m.  
Blogger Tony Tornado said...

Mmmmm, no sabía yo que currabas en mi empresa...
Cortilandia yo creo que es sólo en Madrizzz, que me parece rancio rancio, como todo el resto del montaje conque nos obsequian cada año.

Ays,¿has leído mi post?

12/13/2006 8:06 p. m.  
Blogger eppes said...

Pues yo la llevo más que complicada: soy madre. Y aunque cada año me tiento de evitarle a mi hija las futuras repulsiones a las susodichas fiestas, pero es que si vierais la ilusión con la que todos los dias practica su carta de reyes (mitad con palabras, mitad con dibujos) y su ilusión con el arbol, el traje de pastora, el pandero ... en fin.

12/13/2006 8:12 p. m.  
Blogger pepeniebla said...

Estoy demasiado desolado para pensar, y vea usted el porqué: han quitado definitivamente a ese calvo que anunciaba la lotería.
Creo que ya no tengo ninguna posibilidad... de ganar el primer premio.
¡No somos nada!
(Y menos, rasurados!)

12/13/2006 10:32 p. m.  
Anonymous telecine said...

Y a mi, como bien sabes, se me suma mi cumpleaños, ese agridulce momento...

12/14/2006 12:21 a. m.  
Blogger Xabi said...

Ay Tony... que hoy no he entrado en casi ningún blog porque estuve superliado... ya entro mañana y te comento, que me has dejado intrigado :-))

Eppes, no dejes que tu niña mire la foto con la que he encabezado el post... que mal me sentiría después de lo que acabas de contar, ¡que tierno! Besitos!!!

Ay Pepe, que yo detestaba al calvorota de la Navidad. Y mas desde que se puso de moda anunciarle en agosto por todas las marquesinas. Mira que el anuncio de ahora es soso, pero al menos descansamos de ese señor... aaarg!!

Tele... en este post sólo puese las cosas a las que tenía manía. En otro momento pondré las que me encantan y ahí incluiré tan señalada fecha :-D

12/14/2006 1:12 a. m.  
Blogger Gunillo said...

A mi siempre me han dado mucha pereza las Navidades, pero cada vez las aborrezco más y más.
Me agustian, me agobian, me entristecen, me fatigan, me melancolizan...

De acuerdo contigo en todo. En mi family: tan sólo 5 miembros y repartidos en tres ciudades distintas.

Y lo de las pelucas?!? A qué coño viene eso?!

12/14/2006 4:43 p. m.  
Blogger asler said...

Querido Desmon. He de reconocer que desde que no escribocon frecuencia se echaba de menos algo de corrosión fotovoltaica por el blog y veo que te has animado. Vaya, vaya, que post tan acidillo. A mí lo que me exaspera son las putas aglomeraciones del centro de la ciudad. Los Reyes, que siempre se celebran en mi casa, me gustaban pero cada vez, lo de las compras me pone a mil. Me dan ganas de hacerme musulmán y explotarme en mitad de cortilandia, eso sí con una peluca de esas de mil colores tipo Xuxa en un club de carretera.
Eso sí, reconozco que me gustan las comidas, el vino y follar el día de Navidad. Para la nochevieja emigro al extranjero.

12/14/2006 8:31 p. m.  

Publicar un comentario

<< Home