sábado, noviembre 18, 2006

Lo Que Pudo Ser y No Fue



Cesc Gay me parece una de los directores más interesantes del cine español a pesar de haber realizado sólo 4 películas. No ví Hotel Room, pero Krampack era una película tremendamente nostálgica y emotiva y En La Ciudad me pareció espléndida.


Ficción me ha gustado bastante menos y aunque aplaudo la valentía y originalidad de esta inusual historia de amor (no cabe duda de que estamos ante una película que navega contracorriente), me ha aburrido enormemente. Y eso a pesar de partir de una premisa muy sugerente y con la que es muy fácil sentirse identificado. Pero es que además de tener un buen material hay que saber qué hacer con él. Claro que cuando leo cómo se han volcado los críticos en ella o escucho (y también leo) las impresiones de Lifeon, Mr. E, 1flash o C.K.Dexter, intuyo que debe tratarse de una cuestión más personal.

Ya desde el principio el director juega un poco al desconcierto (no sabes quién es ninguno de los personajes, sólo intuyes a medias por qué están alli…) y exige un gran implicación por parte del espectador, pero eso no tendría nada de malo (al contrario) si la película no resultase tan lenta. Y no es que me aburra el ritmo pausado o las películas de diálogos a lo Rohmer, donde no creo que ésta encaje; me parece lenta porque en ningún momento pasa nada. En este sentido es muy significativa la escena en el que el protagonista trata de contar el argumento de la película que está escribiendo y al no saber qué decir la resume cómo una historia de personajes que hablan de sus cosas. Lo malo es cuando esas cosas no son interesantes ni para los personajes ni para el espectador, que es lo que le ocurre a la película de Cesc Gay.

Y es que dejando de lado la interpretación, natural y contenida, enseguida queda claro que aquí los diálogos son absolutamente irrelevantes. Entiendo lo que está ocurriendo porque las intenciones del director son muy fáciles de adivinar, pero no por lo que estoy viendo o escuchando. No echo de menos diálogos más sesudos o pensamientos eruditos del tipo quienes somos o por qué estamos aquí… pero las cosas se pueden decir de muchas formas, no sólo con la voz. Se pueden transmitir mediante gestos, miradas... y para eso hace falta algo que se llama química (Wong Kar Wai lo sabía muy bien en In The Mood For Love), y aquí no la ví por ningún lado.

No creo que sea culpa de los actores, pues tanto Eduard Fernández como Montse Germán tratan de sacar lo mejor de sus personajes. Creo que obedece más a un fallo del director que nos les ha sabido dar un papel con sustancia. No entiendo la atracción que se da entre los protagonistas sólo por lo que estoy viendo en pantalla, y me cuesta creer que a través de sus charlas (tremendamente aburridas e insustanciales) o de sus silencios (tan incómodos como los de un ascensor), dos personas puedan llegar a enamorarse.
En cuanto a los secundarios... ¿qué aportan a la historia?. Creo que a pesar de su buen hacer (en especial de Javier Cámara), tratan de sacar adelante unos personajes sin carne ni sustancia.

En este sentido Ficción -como película- se asemeja bastante a la historia que nos cuenta, y me parece el resultado de lo que podía haber sido pero que al final no fue. Una pena.

16 Comments:

Blogger mal said...

¿es gay cesc gay?

11/18/2006 4:28 p. m.  
Anonymous 1flash said...

Xabi, ya comentas en tu entrada que a mí me gustó mucho y aquí estoy para explicar porqué.

A mí me parece una historia de amor de lo más habitual. Supongo que a todos nos ha pasado conocer a alguien y, sin apenas saber nada de esa persona (o quizás por eso, jeje), sentirnos atraídos y, si notamos que el sentimiento es recíproco, enamorarnos o, por lo menos, creer que nos estamos enamorando. Sobretodo si estamos predispuestos a ello, como parecen estarlo dos personajes que no parecen estar muy satisfechos de su vida afectiva.

No creo que el director juegue al desconcierto. Simplemente, presenta la historia de la forma más real posible, sin trucos ni artificios, y el espectador va descubriendo quién es quién y qué es lo que sucede de una forma muy natural, muy parecida a como descubrimos las cosas en la vida real. Quizás esa forma de narrar historias, que me recordaba un poco a Rohmer, a veces pueda parecer poco cinematográfica, pero precísamente porque el cine tiende a la exageración y a falsear la realidad, lo cual no me parece negativo en absoluto -es otro tipo de cine-, y Cesc Gay creo que tiene muy claro que no quiere trucos, ni de cámaras ni de diálogos (aunque la música, también excelente, sí falsea un poco esa intención de realismo). Por eso los diálogos son insustanciales, porque en la realidad los diálogos suelen serlo, y quizás por eso pueda parecer aburrida, porque la realidad casi siempre lo es. No creo tampoco que sea necesario que los personajes hablen mucho para creer que se atraigan. Normalmente el amor suele surgir del misterio, de lo que imaginamos en el otro y no tanto de cómo sea el otro realmente, claro, luego vienen los palos al descubrirlo, pero el enamoramiento y el silencio no creo que sean incompatibles, más bien al contrario.

Los personajes principales, y las excelentes actuaciones de todos los actores, sí me parecen ricos y creíbles, pero estoy de acuerdo en que los secundarios, especialmente el personaje que interpreta Javier Cámara, quedan muy desdibujados y parecen más un relleno para que una historia lenta y plana tenga algo más de energía.

En defintiva, me parece una película que puede aburrirte mucho, mucho, si no tienes el día o no te gusta ese tipo de cine, pero que, si te engancha desde el primer momento, es una pequeña joya, sutil y sencilla, pero joya en definitiva. Yo disfruté.

11/18/2006 6:27 p. m.  
Blogger Xabi said...

Mal... muy mal, no se si Gay es gay :-)

Estoy de acuerdo en muchas de las cosas que dices, 1flash... y también decía al principio que debe de tratarse de algo muy personal porque a todo el mundo le parece maravillosa.

En las pelis de Rohmer los diálogos pueden parecer banales pero están muy bien escritos y dan vida a los personajes... aquí son casi inexistentes y cuando surgen son bastante sosos. Por eso creo que Cesc juega en otro terreno, tratando de explicar los sentimientos más a traves de los gestos y miradas (como Wong Kar Wai) que de los diálogos pero para mí no lo consigue porque en ningún momento siento esa química.
Cierto que a veces la realidad suele ser bastante aburrida, y si lo que trataba de captar Cesc Gay es precisamente eso, creo que lo ha conseguido plenamente.
Todo lo que dices de cómo suele surgir el amor es cierto... y te doy la razón en lo del enamoramiento y el silencio. Otra cosa es la forma en que eso tan difícil se puede llevar a la pantalla. Como dije a la salida, creo que En La Ciudad lo describe infinitamente mejor que ésta...

De todas formas toqué un poquillo el post porque había cosas en las que me parecía que no me había explicado bien, no sé si leíste la versión 2.0 ;-)

Aun así lo bueno del cine es que a cada uno le tocan las cosas de manera diferente y me alegro un montón que os gustase tanto. Besotes.

11/18/2006 6:53 p. m.  
Anonymous EL NOVIO DE TRACY LORD said...

100% de acuerdo con 1flash.
A veces aparece alguien en tu vida que, no por nada en especial, te arrebata y parece sacarte de donde estás, haciéndote olvidar lo perdido que te sientes. Creo que eso es lo que le pasa al personaje de Eduard. Que necesita el aire fresco que le aporta esa chica, que a su vez necesita sentir que su vida puede ser diferente a como en realidad es. Una esperanza a la que agarrarse aunque ninguno se atreva. ¿Es una ficción o es una realidad lo que viven los dos personajes?
Yo más bien creo que, más que LO QUE PUDO SER, la peli refleja LO QUE ES. Nuestra vida, en su desnuda realidad.
Deliciosa.

11/19/2006 4:26 p. m.  
Blogger Xabi said...

jajaja... poco a poco aparecen los aludidos, solo falta Lifeon y Mr. E :-))

A ver, si es que parece que yo no estoy de acuerdo con las cosas que cuenta la película.
Por supuesto, novio de Tracey, que estas historias ocurren y que el amor aparece en nuestra vida de repente. Por supuesto que podemos llegar a vivir historias similares... lo que le pasa a Eduard es algo muy común y podía haber dado lugar a una película preciosa.
Al principio del post alababa la propuesta y decía que el punto de partida (y la idea en sí) me parecen espléndidas y arriesgadas.
Yo no critico el QUÉ sino el CÓMO se ha llevado la historia a la pantalla, pues el resultado final me parece sumamente aburrido. Y me dió mucha rabia, no te creas.

Yo puedo vivir una historia similar (¿y quién no?) pero no puedo pretender emocionar a alguien si la hubiesen filmado tal cual con una cámara. A la hora de llevar los sentimientos a la pantalla hay que tener un dominio muy grande del lenguaje cinematográfico para poder convertirlos en algo atractivo para los espectadores. Pienso que filmar la realidad tal cual es no siempre es buena idea, a riesgo de dormir al personal.

La que más sabe de mis amores y desamores será mi psicoanalista, y seguramente la pobre se aburra soberanamente cuando se lo cuento. Y no la culpo. Yo no me curro un guión antes de entrar a la sesión para poder engancharla y que se emocione o se parta de risa: le cuento las cosas tal cual son, tal y como las vivo.
Pero claro, eso no es cine: yo no estoy tratando de captar su atención sino de psicoanalizarme :-)

11/19/2006 5:45 p. m.  
Anonymous EL NOVIO DE TRACY LORD said...

No, claro, tu psicoanalista no se emocionará con tu devaneos, jeje, es una profesional. Pero seguro que si me los cuentas a mí puedo llegar a emocionarme, aunque los hayas barnizado previamente en un guión. Pero eso no es cine, es sólo complicidad.
Creo que el cine es otra cosa, que a través de la ficción te invita a participar en la historia que cuenta. Y en ésta yo conseguí meterme muy fácilmente. Supongo que a ello contribuyó que me siento cerca de los personajes, que me creí la historia, que me interesaba el desenlace, que el ritmo invitaba a la introspección. Lo que más me gustó fue quizá lo que no se veía pero sí se insinuaba. La peli tiene momentos de gran intensidad, qué juegos de miradas furtivas, cuánto logran decir los personajes con sus silencios. Y la escena del coche, cuando llegan a casa después de su primer encuentro, es MEMORABLE!!!
Son cosas que pasan, que diría Martirio en Nueva York.

11/19/2006 6:26 p. m.  
Blogger Xabi said...

Mira novio, me acabas de recordar una escena memorable dentro de un coche: ¿recuerdas Los Puentes de Madison?

Eastwood sólo necesita de unos pocos segundos para contarme algo en lo que Cesc Gay emplea casi dos horas. Desde mi punto de vista no hay color. Y mira que los personajes me resultan mucho más lejanos no solo generacional sino culturalmente.
Eso, para mi, es la magia del cine.

La secuencia en la que Meryl Streep ha de decidir, en el tiempo que tarda en cambiar de color el semáforo, si continúa con su vida de mierda o decide romper con todo y lanzarse a lo que podía haber sido la historia que de sentido a su vida, si que es memorable.

Pero es que ahí está Meryl Streep.
Y está Eastwood dirigiendo (y por que no, también actuando).
Y ahí hay un guión con unos silencios y unas elipsis maravillosas.
Vamos, que para mi, eso es CINE.

Pero claro, eso si que son cosas que pasan en Nueva York ;-)

11/19/2006 8:29 p. m.  
Anonymous lifeonmars said...

Xabi, no estoy para nada de acuerdo contigo.
Y todavía a día de hoy no me explico cómo no te ha podido gustar esta película.
No me lo explico.
¿No tienes sentimientos? ¿No te emocionan las historias de amor verdaderas que se salgan de la norma? ¿No te emocionan las historias cercanas que cuentan los problemas e inquietudes que nos están pasando a todos? ¿No te gusta el campo? ;-)))

Estoy 100% de acuerdo con lo que dicen 1flash y C.K.Dexter. Y me alegra mucho que hayan salido también a la palestra "In the Mood for love" y "Los puentes de Madison County", dos de mis películas favoritas de la historia, y de las cuales no pude dejar de acordarme cuando estaba disfrutando "Ficción".
Ésta ya forma parte de mi trilogía de películas favoritas de historias de amor imposible.
Qué se le va a hacer, ¡soy un sentimental!

11/19/2006 11:05 p. m.  
Anonymous EL NOVIO DE TRACY LORD said...

Pues sí: aquello es CINE, con mayúsculas, y esto es cine, con Ñ... ;-)

11/19/2006 11:16 p. m.  
Blogger Xabi said...

Jajaja… qué exagerado eres, quillo!
Si es que lo de los gustos no hay que entenderlo… las cosas o te llegan o no te llegan.
- Claro que tengo sentimientos (creo que he puesto como ejemplo 2 de las películas que junto con ésta conforman tu trilogía de Amores Imposibles)
- La historia de amor que narra esta peli no creo que se salga de la norma. King Kong si, pero ésta se da cientos de veces todos los días.
- Me emocionan las historias cercanas, y mucho más cuando le pasan a un amigo mío. A Eduard no le conozco y lo que (no) le pasa no me hizo soltar ni una lagrimita.
- Detesto el campo y no me extraña que a esos dos les entrasen ganas de follar para distraerse. Hasta yo me hubiese tirado a la rubia con tal de hacer algo.

Novio, puÑetero :-)

11/20/2006 12:18 a. m.  
Anonymous TB97 said...

Tengo muchas ganas de ver esta peli (soy fan de "En la ciudad"), pero no sé si es el mejor momento. O lo mismo sí. Ahora me siento muy Francesca.

El director Gay creo que no es ídem. Está casado, y creo que de verdad, no estilo Rapha, you know.

11/20/2006 4:02 p. m.  
Blogger jko said...

vaya, esto está controvertido... pues yo tenía muchas ganas de verla porque en la ciudad me pareció "la leche"... bueno, cuando la vea ya comentaremos xabi...

11/20/2006 4:27 p. m.  
Blogger Xabi said...

tb97... yo tambien era fan incondicional de En La Ciudad, pero ésta me parece su versión cutre y bien podría llamarse En El Campo.
Claro que no digo más porque luego a uno le tachan de insensible!
Ve, que seguro que te gusta... si a todo el mundo menos a mi le apasiona!

jko,te digo lo que a tb97, no dejes de verla por este post... creo que he perdido toda mi (poca) credibilidad cinematográfica. Y encima venía de decir que me encantaron Los Productores. vaya imagen me he creado, jajaja

11/20/2006 9:40 p. m.  
Blogger Reality Bit said...

Pues que los diálogos sean irrelevantes, en una película de este tipo, es una tragedia bastante importante. La veré en DVD, y ya contaré las sensaciones...

11/28/2006 9:54 a. m.  
Anonymous Kaveri said...

Coincido en lo de aburrida... Me costó no quedarme dormido. Pero bueno, eso no significa que sea mala, sólo que no accionó ninguno de los resortes que pueden atraer mi atención y mantenerme despìerto hasta las 6 de la madrugada viendo cine.

Una ocasión desaprovechada.

12/01/2006 9:36 a. m.  
Blogger Xabi said...

reality, es que es de esas pelis donde lo importante (dicen) son las miradas y los sentimientos, no lo que se dice. Ya la comentaremos si es que la ves... :-)

kaveri, pues si te costó mantenerte despierto y te pareció aburrida, no temas decir que te pareció mala. Yo hay pelis que puedo decir,"bueno, no es mi estilo pero es una gran película". Esta no, esta me parece mala. Y ese tipo de cine suele atraerme, no creas.
(ah, y bienvenido por aqui!!)

12/03/2006 9:49 p. m.  

Publicar un comentario

<< Home