miércoles, septiembre 27, 2006

Leyendas Urbanas

En cierta ocasión me contó una amiga que a Ana, una amiga suya que vivía en uno de esos adosados con jardín, le pidió una vecina que le regase las plantas durante un par de días, pues tenía que salir de viaje.
Ana accedió sin ningún problema pues si de algo disponía era de tiempo libre y al día siguiente, cuando empezó a caer el sol, se dirigió al jardín de su vecina acompañada de Bob, un pastor alemán que desde que se lo regaló su marido no se separaba de ella.
Una vez que Ana terminó de regar las plantas de su vecina, enrolló la manguera y comenzó a llamar a Bob para volver a su casa, pero cual sería su sorpresa cuando vió que su perro no volvía solo. Algo traía entre sus fauces: al principio no supo de que se trataba, pero cuando se acercó a él para quitárselo de la boca, descubrió horrorizada que se trataba de Missy, la gatita de su vecina, a la que su Bob había dejado tiesa.
Ana se puso muy nerviosa pues sabía lo mucho que su vecina adoraba a su gatito, y cuando volviese y se enterase de que había sido degollado por un perro, todas las culpas iban a recaer sobre ella pues era la única persona que tenía las llaves de su casa. Entonces, tras detenerse a pensar unos minutos, cogió con delicadeza a Missy, la bañó eliminando cualquier rastro de sangre y de polvo que tenía el animalito y lo deposito sobre la cama de su vecina con todo el cariño del mundo, intentando disimularle las heridas para que pareciese que el gatito había muerto de un infarto mientras dormía plácidamente.
A la mañana siguiente oyó como el coche de su amiga aparcaba frente a la puerta de su adosado y escuchó como su vecina salía de él y se metía en su casa… Y entonces oyó un grito. Pero no esa clase de grito producido por la pena y que acto seguido se transforma en llanto, sino un grito de terror. Ana salió apresurada de su casa para tratar de consolarla, y cuando entró en su habitación –pues había dejado la puerta abierta- ésta se echó en sus brazos, horrorizada, tratando de explicar lo que había ocurrido. Al parecer, Missy había muerto un par de días antes de que ella saliese de viaje y lo había dejado enterrado en el jardín de su casa… Y ahora allí estaba, tendido sobre la cama como si nada le hubiera pasado!

Esta, como otras muchas, es la típica leyenda urbana que suele circular por todas partes y que siempre le ha pasado a alguien que conoce un amigo nuestro. Supongo que más de uno la conocería... al menos Mal y Uno si, pues el domingo pasado salió está y alguna otra mientras charlábamos en casa de un amigo.

¿Sabéis alguna que se pueda contar en unas líneas y que os haya hecho reír como a mi ésta? Si os apetece podéis ponerla en los comments u opinar sobre las leyendas urbanas en general y la gente que se las inventa. El temita tiene miga…

lunes, septiembre 25, 2006

Sonar a Lata

Estos días, y a raiz de la publicación del nuevo trabajo de Fangoria, ha vuelto a renacer la polémica en varios blogs sobre la importancia de una buena o mala producción y de cómo puede repercutir ésta en el éxito o fracaso de un grupo.

Cuando yo era un crío, recuerdo que no me sentía muy atraído por la música española -sobre todo por la editada en pequeños sellos independientes- porque me parecía que la calidad de su sonido era espantosa y sonaban a lata. Reconozco que yo era muy poco punk para ésto: a mi me gustaban los grupos que cuidaban los detalles, cuyo sonido sonase perfecto, y ésto me llevó a escuchar más música extranjera… Y aunque me gustaban muchos de los grupos que salieron de la ya famosa Movida, no me compraba casi ningún disco de ellos. Si sonaban como un churro, ¿para que me iba a gastar la paga en un vinilo cuando podía grabarlo en una cinta de la radio y la calidad del sonido no era muy distinta? Con los grupos de fuera no me pasaba… ahí si que consideraba que invertía bien mi dinero.

Uno de los primeros discos españoles que me dejó boquiabieto por la producción (a cargo de Nick Patrick) fue el ya famoso Deseo carnal de Alaska y Dinarama. La calidad de su sonido nada tenía que envidiar a la de cualquier grupo de fuera y esa pulcritud, ese cuidado por los detalles, la inclusión de vientos y cuerdas por todas partes y por supuesto la calidad de las canciones, hicieron de Deseo Carnal uno de los mejores discos de la música española. La decisión de acudir a este productor por parte del grupo causó estupor entre los más puristas (¡pero si son un grupo punk!) pero hizo que yo comenzase a reconciliarme con la música que se hacía dentro de nuestras fronteras.
Recuerdo con especial cariño a un personaje que en los 80 me tenía alucinado y que hoy está injustamente olvidado: Julián Ruiz (el de Plásticos y Decibelios), que a mí me parecía el Trevor Horn español. Independientemente de la calidad de los grupos a los que produjese, su sonido era impecable para la época, y fue uno de los primeros ejemplos de productor estrella que dio el pop español (como ahora lo es Carlos Jean).

Pero volviendo a Fangoria y su nuevo single: ¿se puede considerar que la producción es mala? Para mi gusto es espantosa. Aunque todavía tengo pocos datos sobre el nuevo álbum creo que si han decidido autoproducirse, como parece ser, se trata de un grave error. Puede que Carlos Jean ya no sea (o no lo haya sido nunca) el colmo de la modernidad, pero al menos estaba al día de las últimas tendencias y supo devolver al grupo a lo más alto, que es el lugar dónde siempre se merecieron estar. Ahora Fangoria ha decidido prescindir de su trabajo (quizás era el momento), pero en mi opinión deberían haber contratado los servicios de otro productor que esté más al día de los nuevos sonidos. Y no creo que hubiesen tenido que irse muy lejos… (ahí estaba Spunky, que seguramente hubiese hecho un trabajo excelente).
El problema de Fangoria es que, a pesar de haber compuesto unos singles perfectos y seguramente algunos los mejores álbumes de la música española, siempre han tenido unos gustos musicales bastante horteras (lo de Camela es sólo una anécdota). Yo no sé si el querer imitar de forma exagerada a uno de sus grupos favoritos, los PSB, hacen que en los últimos años se les haya ido un poco la olla con los sonidos trance y bakala… Y es que no se dan cuenta de que los PSB, además de grabar en los mejores estudios, acuden a productores de la talla de Trevor Horn, Rollo (Faithless) o Harold Faltelmeyer para que pulan sus trabajos (productores cuyo estilo te puede gustar más o menos pero que miman la calidad del sonido hasta límites exagerados), y aquí no nos sobran productores de esa talla.

De todas formas, como a inteligentes no les gana nadie, ¿qué mejor solución que hacer de las carencias una virtud y de la falta de calidad en la producción un estilo propio? Criticar por Criticar, polémicas aparte, es un pedazo de single y va a ser el tema que más nos vamos a cansar de escuchar este otoño... y si no el tiempo.

lunes, septiembre 18, 2006

MariClones


No deja de resultar curioso que este mes coincidan en la cartelera tres películas con bastantes puntos en común como son
C.R.A.Z.Y., Desayuno en Plutón y Una Casa en el Fin del Mundo. Antes de nada diré que este post contiene algún pequeño SPOILER, por lo que si algún lector no quiere saber absolutamente nada del argumento de alguna de ellas, mejor que no continúe leyendo.

Estamos pues ante TRES películas protagonizadas por TRES personajes homosexuales a lo largo de TRES décadas (60’s, 70’s y 80’s). Partiendo de que, en mi modesta opinión, ninguna de las TRES son grandes películas, en mi lista de preferencias situaría en primera posición la canadiense C.R.A.Z.Y., seguida de la Inglesa Desayuno en Plutón y en tercer lugar la producción norteamericamericana Una Casa en el fin del Mundo.

Jean-Marc Vallée nos narra en C.R.A.Z.Y. la historia de un joven en el Vancouver de los años 70 que no sólo debe aceptar su homosexualidad sino que debe luchar porque ésta no sea un obstáculo en el amor que siempre sintió hacia su padre. Con un estilo que ha veces puede que roce la estética publicitaria, pero con una gran sensibilidad y un original sentido del humor, puede que C.R.A.Z.Y. no sea una película redonda y que al director se le halla ido la mano en el metraje, pero desde luego es (para el que esto escribe) una película emocionante.

Desayuno en Plutón es una buena película pero se enfrenta a un problema gigantesco desde el primer fotograma de la película, y es la existencia previa de una de las obras claves del cine de los años 80: Juego de Lágrimas. Si Neil Jordan no hubiese dirigido ya, hace un par de décadas, la historia de un transexual durante el conflicto del IRA en la Irlanda de los años 70-80, seguramente estaríamos ante una película mucho más conseguida. Pero se nota tanto el afán de su director por hacer algo muy distinto (en cuanto a tono y estilo) partiendo de una historia tan similar a la de su obra maestra que la película acaba resultando un tanto fría y artificiosa… y ello a pesar del espectacular trabajo de su protagonista, Cillian Murphy.

Una Casa en el Fin del Mundo es sin duda la más floja de las tres. El problema de esta historia, para mi, ya se hallaba en el libro, la decepcionante novela de M. Cunningham (Las Horas) de la que el mismo autor escribió el guión para la pantalla. La película está cargada de buenas intenciones, es amable y se deja ver con agrado pero a pesar de lo arriesgado de la historia que cuenta, no deja de tener la factura de un telefilm de un sábado a las 4 de la tarde. Y los actores, exceptuando a Robin Wright Penn y Sissy Spacek, están horrorosos… bordeando en algunos momentos el ridículo (como se pueden permitir esa pelucas, por Dios, que hacen que los dos actores principales parezcan una caricatura de Beavis & Buthead).

Eso si, las tres películas además de coincidir en los temas que ya he mencionado, poseen una banda sonora impecable y repleta de canciones admirablemente escogidas, que es todo un recorrido por los estilos que definieron estas tres décadas. Lo mejor de las tres, sin duda alguna.

jueves, septiembre 14, 2006

XabiTops y XabiBottoms [Sept]

TOPS

1.- Scissor Sisters
I Don’t Feel Like Dancing es una de las mejores canciones que he oído en os últimos meses. Y es que sólo Jake Shears, Ana Matronic y compañía pueden fusionar a la E.L.O, Elton John y a los Bee Gees sin que suene a tomadura de pelo y encima hacer un pedazo de tema que sin duda va a ser uno de los favoritos de este 2006. Y ese video… ¡acudid al Youtube ya!
2.- Chill-Out @ The Royal Vauxhall Tavern (London)
Porque es uno de los clubs con mejor rollo y más divertidos en los que he estado en mucho tiempo. El local no es nada del otro mundo y la música es un house comercialote que escuchado en cualquier otro sitio resultaría bastante vulgar… pero entrad 5 minutos a tomar una cerveza cualquier domingo por la tarde y veréis como se transforman en 5 horas sin que apenas os deis cuenta. Qué subidón, por favor…
3.- Brooklyn Follies, de Paul Auster
Tras intentar leerme varios tostonazos en los últimos meses (como lo último de M. Cunningham –Días Memorables- o de M. Foster Wallace –Extinción-), siempre me quedará Auster que es un valor seguro. Todavía estoy a mitad de la novela, pero de momento no tiene nada que envidiar a sus dos trabajos anteriores, El Libro de las Ilusiones y La Noche del Oráculo. Impresionantes.
4.- Las Zapas Bakalas con Cámara de Aire
Porque después de algunos meses sin hacer deporte con el consiguiente deterioro físico que ello acarrea, he decidido a volver a correr por el parque del Oeste con mi XabiPod, y unas zapas NB de atletismo que son la bomba de horteras… pero cómo ayudan a trotar. ¡Y yo que pensaba que sólo eran un sacacuartos para lucirlas en el Fabrik!
5.- Queer as Folk
Después de conseguir gracias a internet las 5 temporadas de esta serie, reconozco estar cada vez más enganchado a ella. Y es que a pesar de sus altibajos y de que sus guiones no sean el colmo de la originalidad, es una de las series a las que más cariño estoy cogiendo en una temporada en la que la calidad de éstas no es que sea precisamente baja. ¿Qué voy a hacer sin Brian, Michael, Ted y Emmet cuando se termine?

BOTTOMS

1.- El Mundo y su cobertura del 11-M
Por si no fuera bastante grande el ridículo que el director de dicho diario está haciendo gracias a su obsesión por las mochilas y la Orquesta Mondragón, ahora ha publicado por entregas las memorias de Trashorrras previo pago de un buen fajo de billetes y bajo el dictado de Losantos, Pedrojota y la Fundación FAES. Bochornoso.
2.- Las Campañas de Navidad
Si hay algo que me deprime bastante (y cada año más) es la Navidad. Y por si no fuese bastaste el haber tenido que ver en pleno mes de Agosto los anuncios del Gordo de la Lotería por todas las marquesinas (que corte de rollo, por favor), ahora me toca pensar en las campañas para dichas fiestas de dos de los clientes para los que trabajo. ¡Que a uno todavía no se le ha ido el bronceado y ya empezamos con los villancicos!
3.- La Joven del Agua
No es que lo nuevo de Shyamalan sea malo, pero si que es su trabajo más decepcionante hasta la fecha. Reconozco que es un director por el que siempre he sentido una especial simpatía, pero creo que esta es una película bastante fallida. Y no tiene nada que ver con que sea una comedia o con que no tenga su ya típico final sorpresa… pero me quedo con cualquiera de sus cuatro películas anteriores.
4.- Robbie el Rapero
Reconozco que los motivos por los que venía siguiendo la carrera musical de Robbie no estaban muy relacionados con la calida de sus canciones (aunque reconozco que me encantaba Rock DJ)… pero es que este Rudebox da como vergüenza ajena. Cuando le veo en ese video haciendo de rapero malo me pregunto quien le habrá asesorado para perpetrar semejante engendro… Y en el álbum hay un tema que se llama Pet Shop Boys… ¡qué miedo me da!
5.- Gallardón y el caso Rubianes
Porque el alcalde de Madrid ha demostrado (una vez más) ser es un cobarde y un hipócrita por no tener el valor de enfrentarse a los sectores más radicales de su partido a la hora de mantener la obra Lorca Somos Todos en la programación de el Teatro Español. Y es que una cosa son las opiniones discutibles de una persona (que por otro lado me parece bastante gilipollas) y otra la calidad de su trabajo.

jueves, septiembre 07, 2006

..........................................................

Creo que hacía mucho tiempo que no estaba tan cansado. Y es que hay dos tipos de vacaciones: las de relax y las que a pesar de desconectar del mundo, te dejan más exhausto que cuando te fuiste. Yo intenté combinar las dos pero dejé este segundo tipo para el final, por lo que a pesar de haber sido increíblemente interesantes en todos los sentidos, me han dejado completamente agotado. Si a eso le sumamos que la reincorporación al trabajo apenas unas horas después de llegar no ha sido lo que se dice suave -ayer tuve un rodaje que se prolongó durante más de 20 horas- se podría decir que me hallo en estado semi-catatónico.
Así, intento escribir un post decente y por supuesto no me sale. No me atrevería hablar de la tan temida crisis bloggística sobre todo en un día como el de hoy, en el que lo veo todo más negro que Rajoy y Pedrojota cuando desayunan por las mañanas. Y es que supongo que el bajón me ha venido 48 horas después de la temida vuelta al cole. Así que ahora mismo prefiero no pensar ni cómo ni cuándo retomaré la costumbre de actualizar de forma más o menos habitual como he venido haciendo hasta ahora.
Me gusta, eso si, leer vuestros posts… meterme en ellos para ver que os contáis y para sobrellevar mejor la reincorporación a la rutina. Por eso me voy a tomar una pausa que no sé lo que durará, pero que la necesito hasta que vuelva a poner de nuevo los pies sobre la tierra.

¡Un saludo a todos!