domingo, julio 30, 2006

La Revolucion Bolchevique según PSB

¿Qué pensaría Einsestein si, 80 años después de su estreno, hubiese visto a cerca de 25.000 personas contemplar con la boca abierta El Acorazado Potemkin en los Jardines de La Granja (Segovia), acompañada por la música en directo de Pet Shop Boys y la Orquesta Sinfónica de Dresde?
Seguramente se hubiese quedado tan boquiabierto como yo… y es que lo que en CD -editado hace ya algunos meses- no pasa por ser mas que un curioso experimento, en directo y acompañado de las impactantes imágenes de la película, se convierte en uno de los espectáculos mas bellos que el que ésto escribe ha visto en mucho tiempo.

El Acorazado Potemkin estaba destinada a ser una película propagandística encargada por Stalin, en la que intentaba denunciarse a la Rusia Zarista a través de un episodio previo a la Revolución Bolchevique (el alzamiento de los marineros del buque Potemkin). Pero la maestría de su director y su impresionante dominio del montaje cinematográfico convirtió la película en una de las más admiradas de la historia del Séptimo Arte (esa secuencia en la escalera de Odessa...!)
Yo reconozco no haber descubierto esta obra maestra hasta hoy (vale, me merezco todos los palos del mundo) y posiblemente los puristas me digan que la forma en la que lo he hecho no es la más idónea. Y es que más de uno se habrá llevado las manos a la cabeza por semejante atrocidad… ¡Cómo se puede añadir música electrónica -aunque esté acompañada por una orquesta de 26 instrumentos de cuerda- a semejante monumento cinematográfico!…¡Sacrilegio!.
Pues Pet Shop Boys lo han hecho, y aunque yo no soy objetivo cuando hablo de este grupo, creo que con un éxito apabullante. En este caso nadie ha destrozado la película (como hiciera Moroder en los 80 con aquella versión kistch de Metrópolis a la que añadió colorines, destrozando así su belleza original), sino que la belleza y rotundidad de sus imágenes, su espectacular montaje y diseño de producción y su mensaje continúan inalterables… Lo que Pet Shop Boys han hecho ha sido escribir una preciosa partitura que en muchos momentos casa con una perfección increíble con la narrativa del film.

Se les podrá criticar por el atrevimiento, pero que 80 años después de su estreno, alguien consiga congregar a tal cantidad de personas para que contemplen durante 73 minutos -y de pie- una película muda y con los rótulos en inglés (¡que les hubiera costado subtitularlos en castellano!), solo lo hacen los más grandes.
Cómo me alegro de haber podido asistir… ¡Y cómo me gustan Pet Shop Boys!. Gracias a la Junta de Castilla y León por este regalo inesperado que nos han hecho.

Nota del Autor: Si continuais leyendo el XabiPod 6, encontraréis 10 CDs bastante majos para este verano!

viernes, julio 28, 2006

El XabiPod 6

Alaska y Dinarama – Canciones Profanas
Al igual que hicieron con Deseo carnal, Olvido y compañía prosiguen con la reedición a lo PSB de todos los cds de su época Dinarama. Ahora le toca el turno a otro de sus clásicos, Canciones Profanas. Son tantas las maravillas que contiene (Crisis, Cebras, Club de Egipcios o la archiconocida Rey del Glam) que aunque las remezclas que se incluyen a cargo de Glamour To Kill o Spam no valgan un pimiento, sólo por volver a escuchar temas de tantísimo nivel ya se agradece esta reedición. Un 10 de principio a fin.

Daft Punk – Musique Vol 1: 1993-2005
Reconozco no haberme comprado el primer CD de Daft Punk cuando salió en su momento. Y es que a pesar de hits tan evidentes como Around the World o Alive, el cd al completo me resultaba algo pesado. Lo curioso es que cuando editaron Discovery y la crítica empezó a vapulearles, yo comencé a engancharme con el dichoso One More Time. El resto del CD era una joya… Y vale que el tercero no valga gran cosa excepto 2 ó 3 temas, pero esta recopilación, a la que se le ha quitado toda la paja, es tremenda. Y más después de verles en el Summercase.

Isan – Plans Drawn in Pénsil & Trois Gymnopedies
Precioso disco electrónico para relajarse tiradito en la playa, cortesía del sello Morr Music (los de la indietrónica, si). Pero es que además, estos señores han reinterpretado las Gymnopedies de Satie en un EP que contiene la 1, 2 y 3 y que es una auténtica maravilla… Vamos, lo que hubiese querido hacer William Orbit cuando editó aquel espeluznante álbum de versiones de música clásica en clave electrónica. Gracias a Shooom! por su recomendación.

Isolée – Western Store
Aunque editado este año, Western Store es una recopilación de todos los maxis que el alemán Rajko Müller publicó en el sello Playhouse entre los años 1997 y 2003. Una maravilla de principio a fin, y que incluye el tema que les lanzó a la fama hace ya unos cuantos añitos… Beau Mot Plage. Yo es que siento debilidad por este hombre, uno de los pioneros del minimal house o como queráis llamarle. Recomendable para escuchar en casa o bailarlo en cualquier fiesta estas vacaciones.

James Figurine – Mistake Mistake Mistake Mistake
Nuevo disco de Jimmy Tamborello, esta vez en solitario y sin la compañía de Ben Gibbard (Death Cab For Cutie). Lo que iba a ser su disco techno se queda en un curioso disco electrónico que ni tiene la magia de su proyecto como Dntel ni se acerca de lejos a Give Up, la obra maestra que publicó hace unos años bajo el nombre de The Postal Service. Aun así sigue componiendo temas preciosos como 55566688833.

Lily Allen – Alright Still
La verdad es que la llegada de esta tipeja me ha sorprendido. El cd no es que sea ninguna joya y a veces peca de ser bastante comercialote (lo cual no tiene nada de malo si el contenido es bueno), pero ante temas que dan tan buen rollo como Smile, ¿quién puede resistirse?. Desde luego yo la prefiero antes que a petardas tan insoportables como Gwen Stefani...
ésta al menos tiene personalidad. El típico disco intrascendente para este veranito.

My Robot Friend – Dial 0
El proyecto neoyorquino de Howard Robot editado en el sello de techno Soma es un disco que mezcla el Synth Pop y el rock en su rollito más bailable y que contiene temas tan estupendos como One More Try, interpretado por Antony (el de los Johnsons). Él mismo se compara con Devo (sobre todo en sus directos) pero como yo nunca fuí un gran seguidor de esta banda, no se hasta que punto tendrá razón. Con o sin ella, el disco es entretenido y merece la pena.

Nouvelle Vague – Bande Apart
Esta recomendación que me hico mi amigo Shooom! al principio me parecía el típico disco de versioncillas en clave bossa y lounge (como los recopilatorios de Paris Dernière) pero reconozco que es uno de los que más he escuchado últimamente. Vale que el disco no es el colmo de la originalidad, pero merece la pena por el buen tino a la hora de elegir a los artistas a versionar: Billy Idol, Blondie, Visage... y Heaven 17!

The Divine Comedy – Victory for The Comic Muse
Precioso disco que no me canso de oír y que parece mentira que se me hubiese podido pasar si no hubiese sido por el concierto que dio en el Summercase. Neil Hannon, el cerebro del asunto, ha hecho el disco de pop orquestal perfecto por el que Morrisey hubiese vendido a su madre. Contiene hits del calibre de To Die a Virgin, Diva Lady o la preciosa A Lady of a Certain Age. Imprescindible y uno de mis discos favoritos de los últimos meses.

The Spinto Band – Nice & Nicely Done
Otra maravilla que tiene ya un tiempo y a los que me dio por escuchar tras ver que también actuaban en el Summercase. No pude asistir a sus concierto por incompatibilidad de horarios, pero después de escuchar temas como Did I Tell You o la preciosa Oh Mandy (cuidado con ella porque es tremendamente adictiva), me arrepiento en el alma. Se les ha comparado a Clap Your Hands… pero a mi esta pareja de hermanos (según leo en una revistilla) me gusta infinitamente más.

jueves, julio 20, 2006

Yo también estuve allí!

Aunque ya ha quedado un poco atrás y aún a riesgo de que esta crónica del Summercase ya no interese demasiado, si que haré un breve (ejem...) resumen de lo que más me gustó y lo que más me decepcionó del festivalillo en cuestión.

VIERNES 14
El primer día quedé con Lifeonmars y otros amigos relativamente pronto (a eso de las 6), ya que no sabíamos que tal iban a funcionar las lanzaderas y no queríamos hacer el pardillo. Pero todo fue de maravilla y no serían más de las 7 cuando nos soltaron allí.
Lifeonmars tenía interés en ver a The Paddingtons y aunque yo no los conocía, reconozco que como comienzo no estuvo nada mal… desde luego mucho mejor que The Dandy Warhols, que aunque no me esperaba gran cosa de ellos, fueron un coñazo importante (el cantante ni siquiera era mono como en los videos). Un bluff, vamos.
Todo lo contrario que The Divine Comedy, un grupo del que tenía buenísimas referencias pero que no pilotaba mucho... y me terminaron encantando. Vienen a ser como un cruce entre Pulp y Bowie (vaale… la comparación supongo que no es muy original) y lo que vimos de su actuación me gusto muchísimo. Allí nos encontramos con El Becario y ya estuvimos juntos casi toda la noche.
A continuación nos fuimos corriendo a ver a The Bell Orchestre, que se decía que eran tres de los Arcade Fire y parecían interesantes. No se, la cosa es que entramos en la carpa y vimos a unos tíos todos de blanco y tocando muchos violines. Como no se trataba de ver el concierto sino de asomarnos a ver que se cocía allí, cumplimos y nos piramos raudos a ver a Starsailor. El cantante este si que es guapo y tienen un temazo que en su versión MegaMix sonó un montón en todas partes (yo lo tengo en un recopilatorio del Razzmatazz). Muy divertidos también, pero como queríamos verlo todo no podíamos quedarnos a casi ningún concierto entero y de allí pasamos de nuevo a la carpa a ver a Rufus Wainwright. Era la primera vez que le veía en directo y aunque todo el mundo me dijo que ni el sitio ni el concierto que iba a dar (el solito, sin acompañantes) serían lo mejor para juzgar su puesta en escena, a mi me encantó. Tocó todos sus hits, algunos en compañía de su hermana, y todos tan contentos. De Rufus a The Happy Mondays: aquello si que fue el delirio. Apenas 3 ó 4 canciones nos bastaron para comprobar que Shaun Ryder y compañía siguen como siempre de zumbados, borrachos y divertidos. Lo de New Order fue una tremenda decepción, sólo comparable, -y espero que no vuelen cuchillos- a lo que sentí al ver a los patéticos Simple Minds en La Riviera: unos abueletes tratando de animar al personal, cosa no demasiado difícil por la entrega incondicional de sus seguidores, pero que a mi me produjo un pelín de sonrojo. Solo Blue Monday logró animarme un poquillo. Primal Scream cumplieron, a pesar de que su ultimo CD me parece una basura (pero es que cuando tocan Svastica Eyes les perdonas todo) y de Keane sólo diré que regalo sus cds a quien los quiera. Yo era muy fan del primero y el segundo casi me convenció, pero ese directo fue el que mas vergüenza ajena me supuso de todo el festival, con el mofletes del cantante intentando hacerse el épico mientras aporreaba el piano. De verdad que lamentable.
Después nos fuimos a bailar un poco al ritmo de lo de Chemical Brothers, pero estábamos tan agotados que cuando en un momento dado nos cruzamos con un ángel que se ofreció a llevarnos a casa en coche, no lo dudamos ni un segundo y a la media hora estábamos en Pza. de España, a dos pasitos de casa. Y a descansar para la segunda jornada.

SÁBADO 15
El sábado, de nuevo con Lifeonmars, llegamos un poco antes de que comenzaran Astrud. Yo, que he sido un enemigo implacable de estos dos, reconozco habérmelo pasado muy bien…. Y encima tocaron la versión de Bailando, de Paradisio, cosa muy rara según me contaron. Lo mejor: el look de Genis… mejor verlo.
Y de Astrud a la borrachera divertidísima de Adam Green: ese chico se ha quedado enganchado de Madrid (a saber por donde le llevarían, pero se ve que las obras y las zanjas le importaron poco) y a pesar de esas copas de más, supo dar un buen concierto (ver el Youtube para comprobarlo).
Belle & Sebastián me encantaron. Hubo quienes dijeron que estaban más cursis que nunca, pero con un CD tan bueno bajo el brazo, era imposible que dieran un mal concierto. A mi me parecieron geniales y muy muy simpáticos. Tras éstos aprovechamos para descansar un poco y tomarnos un asqueroso bocata, y una vez que repusimos fuerzas, nos lanzamos a la carpa a ver a Sigur Ròs. Geniales, aunque como Rufus, su directo quizás sea mejor en un recinto cerrado o en un teatro. Aún así muy buenos….
Y a continuación vino uno de los platos fuertes de la noche, no tanto por la calidad del concierto sino por el espéctáculo que dieron: Daft Punk.
Estos en directo vienen a ser como los Chemical, pero mientras que los segundos basan su espectáculo en las proyecciones, éstos lo hacen con un Megamontaje Supercafre y Muy Bestia de luces, neones y rayos lasers… de verdad que había que estar allí para creerlo, cualquier descripción que pueda hacer se va a quedar corta. Y claro, tras este subidón de adrenalina, lo de Massive Attack (irreprochable en todos los aspectos) me decepcionó un pelín. Desde luego estaban a años luz de su anterior gira… pero es que quizás por no traer nada nuevo tampoco tuvieron mucho que aportar y para mí fue una de las grandes decepciones del festival. Aún así, su directo sigue estando por encima de la media.
El fin de fiesta vino a cargo de Fat Boy Slim (cómo se lo pasaba el muchacho rodeado de Smilies por todas partes!) y de James Murphy, poniendo un musicón increíble para cuatro gatillos que estaban en la carpa. Y de nuevo apareció el ángel del día anterior y nos fuimos con él en coche para el centro. Seguro que él no es consciente del favor que nos hizo, pero yo desde aquí le doy las gracias por si alguien lo lee y llega a sus oídos.


En resumen, un gran festival para una ciudad que hace tiempo que se merecía algo de este estilo, que parecía mentira que en Madrid sólo tuviésemos el Metrorock y el Festimad. Ah…! y la compañía, inmejorable ( a falta de Meltorm, al que no pude ver a lo largo de los dos días, y mira que me dio rabia).

jueves, julio 13, 2006

Summercase

Mañana empieza el Summercase, uno de los festivales más dignos que hemos tenido nunca en la capital (ya era hora, no?). Aún así, sólo pensaba comprarme la entrada de un día (la del sábado, para ser más exactos), pero como en su momento solo vendían abonos, también estaré allí el viernes aunque el cartel me interese bastante menos.

Mi idea es llegar allí sobre las 8, cuando se haya ido el solazo y comience a tocar el primer grupo interesante, The Dandy Warhols. Estos chavales no es que me hagan demasiada gracia, pero el cantante es bastante mono y tienen un temilla cuyo nombre no recuerdo que está bastante bien. Pero si es un coñazo, siempre se puede cambiar de escenario porque al rato comienzan The Divine Comedy. De estos no he oído mucho pero tengo muy buenas referencias, a ver que tal…
Y ya a eso de las 10 se plantea el primer dilema: ¿Rufus o The Happy Mondays? Supongo que aunque los de Manchester me encantan, me decidiré por el primero ya que todo el mundo me puso los dientes bastante largos con su última actuación en Madrid, así que la decisión está prácticamente tomada.
Y de Rufus intentaré salir pitando hacia el otro escenario para ver a New Order. Se supone que la actuación de este grupo va a ser todo un acontecimiento. A mi siempre me gustaron pero nunca fui muy fan suyo: eso si, sólo por escuchar Blue Monday en directo y bailarlo como un loco, ya merece la pena el concierto.
Y cuando estos acaben, vuelve a plantearse un nuevo dilema para esta noche: ¿Ver a Keane en directo o irse a bailar al ritmo de lo de Chemical Brothers? Las dos cosas empiezan prácticamente a la misma hora, y la elección es dificililla. Keane son babosillos y pelín moñas pero reconozco que me enganchan. Los Chemical están pasadillos pero sus sesiones o directos suelen ser espectaculares y se puede montar la de Dios. Así que tomaré la decisión sobre la marcha…

El sábado es sin duda (y con diferencia) el mejor de los dos días, al menos para el que escribe esto. La cosa sería estar allí sobre las 8 para poder ver a Astrud, que aunque nunca me convencieron del todo, les quiero dar una nueva oportunidad. A ver que tal se lo montan en un macrofestival de este tipo… A la misma hora pincha un chico con un blog superfamoso, pero claro, tocando Manolo y Genís a la misma hora, hay que ser muy fan del DJ para perdérselos.
De ahí, me iría a ver Adam Green cuyo último disco es muy muy bueno y me hace bastante ilusión verle en directo. Claro que antes de que acabe tendré que pirarme a toda leche a ver a Belle & Sebastián, uno de los pesos pesados de la noche. ¡Qué preciosidad es The Life Pursuit! Acto seguido, y en el mismo escenario, actúan The Cardigans. Estos son resultones, pero claro, prácticamente a la misma hora tocan Sigur Rós en otro escenario. De sus directos sólo he oído maravillas, así que me temo que voy a pasar olímpicamente de los suecos y me piraré a ver a los islandeses. Y de las vocecillas celestiales de éstos últimos, a las vocoderizadas de Daft Punk, ¡toma cambio!, que aunque últimamente esté de moda ponerles a caldo (vale, reconozco que de su último trabajo solo salvo tres o cuatro temas) yo me sigo volviendo loco cuando oigo Around the World o, aunque me tachen de horterilla, el One More Time… ¡esos momentos ibicencos en el Space-Ibiza no me los quita nadie!
Y a las 2, después de los sudores provocados por los franceses, a relajarse con el que para mí es EL COCIERTO del festival: Massive Attack. Como ya les dediqué un post entero no me voy a volver a enrollar con lo que supone para mi este grupo, pero me da que voy a disfrutar como un enano.
Y para terminar, y exactamente a la misma hora, dos sesiones a cargo de Fat Boy Slim y James Murphy (LCD Soundsystem). Evidentemente me quedo con el segundo, aunque supongo que lo mejor será ir turnándose de una pista a otra porque por muy pasadillo que esté el ex–housemartin, promete megaespectáculo horterilla de los que hacen época. ¡Y de ahí a casita, supongo…!

Que yo sepa, de la blogosfera vendrán el gran Lifeonmars y Meltorm, ¡al que por fin voy a tener la oportunidad de conocer en directo! Pero además me juntaré allí con amigos de todas partes y procedencias por lo que este fin de semana promete… ¡Ya os contare!

lunes, julio 10, 2006

Hardware Error

¡Qué disgusto, madre! Resulta que llevaba dos semanas notando fallos en mi flamante iMac… sobre todo a la hora de grabar datos (las cosas que me bajaba de los internetes, vamos). Cada vez que me intentaba hacer un deuvedé, salía una dichosa ventanita en la pantalla y automáticamente el ordenador dejaba de grabar.
Ni corto ni perezoso llamé al servicio técnico de Apple y me dijeron que si estaba en garantía, no me preocupase, que si era un fallo del disco duro me lo arreglaban en el plazo de una semana aproximadamente.

Pues eso he hecho. Esta mañana he salido con él cargado como una aMula y lo he dejado en el servicio técnico. Antes de salir, y con un tono bastante ingenuo (porque yo en los temas de informática soy un negado), les dije que tuviesen mucho cuidado con las cosas que tenía dentro y que no me las tirasen, que eran muy importantes. Entonces la chica me preguntó extrañada si no las tenía guardadas… Yo le dije que precisamente lo llevaba porque no podía grabar y tampoco tenía un disco duro externo, por lo que todo estaba allí dentro. "Pues menos mal que nos lo has dicho, porque si hay que reinstalarte el disco duro todo lo que tengas se borra a no ser que nos lo digas" – me dijo - "Entonces tendríamos que cobrárte el back-up a pesar de la garantía."

¡Prácticamente todos mis discos de los últimos 7 meses (los xabiPods y mucho más que no ponía)! ¡Todas las fotos y recuerdos de mi cámara digital! ¡La segunda temporada de Queer as folk al completo! ¡Todos los programas que tengo instalados! ¡Y otras cosas que no diré aquí pero que se consiguen a través de la red y que en determinados momentos hacen mucha compañía...!
¿Pero como pude ser tan ingenuo como para no hacerme copias de seguridad? Supongo que siempre confié en el aparatito y nunca pensé que se pudiese estropear. Ahora, llegado el caso, me da igual lo que me cobren… Mi único interés es recuperar todas estas cosas, sobre todo mi música y mis fotos, que es lo que más me importa.
Por otro lado, y durante esta semana, es posible que entre menos a este blog porque sólo podré hacerlo desde el trabajo. Así que dependiendo del tiempo que me deje, iré haciendo entraditas… ¡Qué disgusto, madre! ¡Y qué bobo soy!

miércoles, julio 05, 2006

Queer As Folk

El viernes pasado se estrenó en Cuatro una de las series más esperadas por los gays y no tan gays en estas latitudes: Queer as Folk. Se trata de la versión americana de la serie del mismo título que se estrenó en UK un año antes (1999). La original no la he visto, pero los cinco primeros episodios del remake americano si, y ya me voy haciendo una idea de por donde van los tiros.

Hoy leía
la columna de Carlos Boyero en El Mundo y la verdad es que me daba bastante pena: ponía la serie a parir porque según él todos los personajes era puros estereotipos, solo sabían hablar de pollas y sexo, sus imágenes eróticas rozaban el pseudoporno y su estética era digna de un anuncio de cosméticos. Por último señalaba que con la cantidad de "películas gays” de calidad que existen, era una pena que se acudiese a una serie tan frívola y petarda. Y ponía como ejemplos “Brokeback Mountain”, “Dioses y Monstruos” o “Ábrete de Orejas” . Grandes películas, si, pero cuyo punto en común es que en todas ellas la vida gay se retrata como un camino duro y difícil de recorrer, lleno de lágrimas y en la que no existe lugar para un final feliz… si acaso para la esperanza.

Queer as Folk (al menos lo que yo he podido ver) es lo opuesto a ésto. El microcosmos gay que se retrata en la serie quizás no esté tratado de manera muy profunda, pero también se agradece un soplo de aire fresco en este terreno. Es cierto que sus personajes están muy estereotipados, pero eso forma parte del lenguaje de las series televisivas.
¿Quién no recuerda “Las Chicas de Oro” (con la frívola, la tontita, la seria y la gruñona) o la más reciente “Sexo en NY” (donde volvían a aparecer cuatro amigas que respondían a cuatro estereotipos de mujer: la “normal”, la frívola, la ejecutiva trabajadora y la ingenua enamoradiza)? Estas producciones son consideradas hoy en día clásicos de la televisión y nadie las critica porque sus personajes respondan a estereotipos bastante trillados... Ni a nadie se le ha ocurrio decir que con la cantidad de películas que retratan grandes personajes femeninos tipo "Las Horas", se tenga que acudir a comedias de este estilo.

A la hora de esbozar a los protagonistas de Queer as Folk, los guionistas no se han roto mucho la cabeza y han acudido a cuatro arquetipos bastante comunes en el mundillo gay:
- El guaperas, frívolo y hedonista que no para de follarse a todo quisqui (cuantos gays puede haber en una ciudad como Pittsburg para que pueda follarse a un par cada día y no haber repetido nunca?).
- El más monillo y formal
que lleva una vida sexual un poco más sosegada pero que está secretamente enamorado de su amigo el putón.
- La mariquita loca y un pelín descerebrada pero con un gran corazón y amiga de sus amigos.
- Y el gay algo torturadillo y con la autoestima un poco baja que no folla nada y que a su vez también está semi-enamorado de otro de los protagonistas.

Vale que los guiones de la serie no son como para lanzar cohetes (están a años luz de los de las series antes mencionadas) y que su estética no llegua ni a la suela de los zapatos de obras maestras de la televisión como “A dos metros bajo tierra”... ¿Pero no se agradece un poco de intrascendencia en un terreno tan propicio al drama como éste?. ¿Es que no apetece ver de vez en cuando una serie donde los protagonistas follen como locos y donde por el hecho de ser gays no aparezcan como simples bufones o seres dignos de lástima?. ¿No apetece dejar de lado, aunque sea de vez en cuando, los juicios morales o la corrección política y saber reírse de uno mismo?
Seguramente esta serie no vaya a renovar el lenguaje televisivo ni sea el colmo de la originalidad, pero si que es un producto divertido, bien hecho y sobre todo atrevido y valiente, que en estos tiempos que corren no es poco. Veremos cómo avanza.

pd: Gracias por la gran acogida
de las zapas en el blog de Lifeon :-D (son unas Vans de rebajas)

lunes, julio 03, 2006

The Sodom & Gomorrah Show

Por fín pasó el Orgullo Mariclón. Un año más, Madrid se llenó de gays, simpatizantes y curiosos venidos de todas partes de España para asistir a la cabalgata, como dicen muchos, o a The Sodom & Gomorrah Show como dirían los PSB.

La Semana de las Fiestas
Creo que éste ha sido uno de los años en los que más he vivido las celebraciones, ya que prácticamente he estado en Chueca todos los días aunque sólo fuese media hora para tomar una cerveza y desconectar del trabajo antes de acostarme.
El espacio se ha ido agrandando cada vez más y ya no se limita a la plaza y sus alrededores… todo el centro se ha ido sumando a la celebración (Vázquez de Mella, Plaza del Rey…) para dar cabida a toda la gente que se reúne. ¿Y es que alguien duda que estos días se han convertido en las verdaderas fiestas de Madrid? A falta de unas Fallas, unas Hogueras o un Rocío, en Madrid tenemos nuestro Orgullo. ¿Alguien piensa que San Isidro o La Paloma, con su rollo casposo y trasnochado representan al Madrid moderno de Tita y Gallardón?

Sus Gentes
Durante cuatro días, Chueca se parece a una de esas fiestas de antiguos alumnos donde vuelves a reencontrarte con gente a la que hacía años que no veías. Algunos están muy avejentados (aunque se han vuelto más sabios con la edad), otros más gorditos (por suerte se han podido reciclar en osos)… y otros más musculosos o con más pluma de la que nunca imaginaste. También te vuelves ha encontrar con antiguos rolletes, con polvos del pasado a los que preferirías no haber vuelto a ver o que no te explicas cómo dejaste escapar y con caras que no sabes de que te suenan y de repente te viene a la cabeza su perfil del Gaydar… Con casi todos te cruzas unas palabras, te echas dos piropos (sinceros o con su pizca de ironía) y sigues tu camino hasta que te cruzas con otros.

La "Cabalgata"
Yo siempre que veo el gentío y las cutre-carrozas de “Grúas Águeda” o “Repuestos Soriano” que se amontonan en la madrileña Puerta de Alcalá digo lo mismo: “este año ha venido mucha más gente que el pasado”. Pero supongo que es lo contrario, que cada vez somos menos los que nos manifestamos aunque montemos mucha bulla. Ni siquiera los periódicos discuten ya por el número de asistentes: todos hablaban de cientos de miles… Y es que a estas alturas, ¿qué más da cuantos nos juntemos? Quiero pensar que el que cada vez nos preocupemos menos por las cifras es buena señal, porque significa que cada vez hay menos que reivindicar y que una de las pocas batallas que nos queda, la de la aceptación social (porque a nivel estado, derechos y demás, ya se ha conseguido casi todo), solo se ganará con la educación, el respeto y con el paso del tiempo… Aún así, la manifestación fue todo lo divertida y emocionante que se podía esperar. Y este año mucho más por lo acertado de su recorrido y ese fin de fiesta en la Pza. de España con Chavela y La Terremoto, a las que pocos vieron porque llegados a la calle Hortaleza, muchos tomaron ese desvío agotados por el calor.

La Música
Una vez más, asistimos al anquilosamiento musical que se respira en el mundo gay. “¡Vuelven los 2000!” Gritaba junto a Telecine al escuchar la música que salía de las carrozas o de los chiringuitos de la zona: house megapetardo a diestro y siniestro, bacalao zapatilla zapatilla y la inevitable Alaska junto a los Triunfitos de la nueva hornada. Ni rastro de pop, de música indie o de cualquier sonido que contenga una guitarra… ni siquiera electro, que se supone que es muy marica. Es como si el mundo gay estuviese ligado al house irremediablemente y de ahí no nos pudiesen sacar. Pero daba igual… no era el momento de ponerse exquisito sino de liberarse de prejuicios y bailar como petardas. Y vaya si lo hicimos.

El Estilismo
Como siempre, Ovlas hizo su agosto en pleno mes de julio. La lycra, las camisas sin mangas, las crestas de “Juan Por Dios!” y las mega-gafas de Dior con brillantes (tipo mosca) volvieron a ser las verdaderas protagonistas (un año más, y van…). En cuanto al cuidado corporal, los hipermusculados depilados y embadurnados en aceite se mezclaban a la perfección con osos peludos y barrigones que se habían pasado las dos semanas previas zampando bollería industrial para lucir barriga… pero todos en perfecta armonía, como dirían The Beloved. Y es que reconozcámoslo, el Orgullo nunca destacará por su elegancia a la hora del vestir: aquí solo prima lo excesivo, que esto no es La Pasarela Cibeles.

Y esto es cuanto puedo decir del Orgullo de este año. Al final no me pasé por ninguna de las “Fiestas Oficiales” de La Casa de Campo: a la barata por cutre, y a la cara por sosa y trasnochada (ese Danny Tenaglia como dj estrella, por favor…). Acabamos en el barrio y muy pocos (al menos hasta donde yo sé) fueron los que se ligaron a alguien, aunque muchos ya tenían pareja, todo hay que decirlo.
Esta tarde por las calles todo eran turistas con ojeras hasta el suelo arrastrando trolleys de vuelta a sus ciudades y contando los días que quedan para las fiestas del próximo año, cuando se celebre el Europride… que promete lo suyo. ¡Ah! Y para quien desee una completa información gráfica del evento, que se pase por el blog de Lifeonmars que no tiene desperdicio!