lunes, enero 23, 2006

Historias de Wyoming



Unos días antes de su estreno, escribí un post sobre lo que me asustaba y me tranquilizaba de la nueva película de Ang Lee.
Una vez vista, me alegro de que mis temores fueran infundados, porque sin duda estamos ante una gran película.

Mis temores provenían de que el relato en el que se basaba me había parecido un poco frío y carente de emoción. Por fortuna la película no tiene nada que ver. Como decía El Becario de Notodo en un comentario que hizo en mi post del día18, “es mejor Brokeback Mountain–película como película, que Brokeback Mountain-cuento como cuento”.
Le doy la razón al 100%. Lo que si vi en el cuento es el gran potencial que tenía la historia. Evidentemente también lo vió Ang Lee, porque resulta espectacular cómo, a partir de un relato de 35 páginas, se ha construido una película sin fisuras, a la que no le sobra ni un minuto. Una película en la que cada silencio, cada mirada, son importantes.

También me intranquilizaba (aunque era un temor absurdo) el hecho de que perteneciese a un género que no me atrae en absoluto: el western. Después de ver la película, me doy cuenta de que precisamente el hecho de que sea un western es lo que dota a la historia de gran parte de su sentido.

Entre las cosas que me tranquilizaban estaba el director. Ang Lee es un genio. Quizás algo preciosista y frío en su puesta en escena (como buen oriental) pero listo como el sólo.
Los actores me encantaban. A Heath ya le había descubierto en “Monster’s Ball” y estaba inmenso. A Jake le descubrí en “Donnie Darko” y desde entonces estaba deseando que le diesen un papel a su altura. Y ambos bordan sus personajes.

También me tranquilizaba pero a la vez me asustaba el que todas las referencias que tenía eran buenas. ¿Cómo una película de estas características puede gustar a todo el mundo por igual? La iglesia no ha abierto el pico, Rajoy no ha salido a la calle a protestar, el Foro de la Famila no se escandaliza, los gays más radicales no la critican, los heteros (y algún gay), a pesar de soltar alguna risotada nerviosa durante la proyección, tienen que acabar conteniendo las lágrimas ante ese “Yo te juro…” final.
La respuesta ante esta unanimidad es que la película, con todos sus defectos –que los tiene-, rebosa sinceridad de principio a fin y evita el maniqueísmo y el melodrama en todo momento para convertirse en una historia universal y en una obra de referencia.

¿Cine hetero para gays? ¿Cine gay para heteros? Cine con Mayúsculas. Ang Lee lo ha vuelto ha hacer.

15 Comments:

Anonymous telecine said...

Ay, cómo me gustaría darte la razón en todo, pero no sería sincero. Veo a muchos gays hablar de esta peli como si fuese algo ajeno, y no sé, creo que aparte de apreciarla como obra de arte autónoma, algo tiene que mover en lo personal, la visión propia del conflicto. Bueno, de todos modos ya un poco saturón. Voy a dejar pasar el momento y retomarla más adelante como una peli muy chula.

1/24/2006 1:25 a. m.  
Blogger mal said...

un crítico de cine americano calificó a esta película como la historia de amor más "straight" que hollywood haya hecho en mucho tiempo. un juego de palabras que se refiere a lo directa que es la película.
la industria americana se cansa de hacer películas románticas empalagosas. a mi no me sorprende que esta película tenga una aceptación universal. no es frecuente ver en la pantalla una historia de amor real, y creo que con eso se identifica mucha gente, gay o hetero.

1/24/2006 9:43 a. m.  
Anonymous MM said...

Hombre Telecine; sólo faltaría ke uno se sintiera culpable por no alucinar con la peli.
Por cierto, MAL; si el amor real es lo ke cuenta la peli, me corto las venas YA.

1/24/2006 10:00 a. m.  
Blogger Xabi said...

Pero Tele, en un mundo ideal (y horrible) a todos nos gustarían las mismas cosas. Lo bonito es -como dije en el blog de Lifeon- que cuando vemos una película, cada uno veamos y leamos cosas distintas.
Entiendo que a ti no te haya movido en lo personal (algo que tras leer tu post y por las cosas que dijiste, me parece raro), pero seguro que en mucha gente si lo ha hecho y no por ello hay que decir que la ven como algo ajeno...
MM, lo que dice MAL es que es una historia de amor real (en cuanto que la viven a diario muchas parejas), no que el amor real sea así.
De todas formas a mi si me parece que lo que cuenta la peli es una historia de auténtico amor: lo que ya es otro cantar es que ese amor sepan o puedan vivirlo...

1/24/2006 10:52 a. m.  
Anonymous Sr. Skywalker said...

Esta semana en EPS hay un texto de la autora en el que viene a decir tambien que es mejor la película que su texto. (Que ya es decir para un autor), la señora se dá tambien algo de autobombo pero es interesante leerlo...

1/24/2006 10:52 a. m.  
Blogger Xabi said...

Joder, la Anne, reconocer eso!! Es que es lo que me pasa, que todas las cosas más chulas de la película (algunas miradas, los silencios que muchas veces son más significativos que muchas palabras...) por mucho que en el relato las sugieran, en la película se ven...

Y volviendo a lo que decía MAL, hay una cosa cierta: los gays somos muy críticos con las películas que giran en torno a nuestras sentimientos: si la peli hubiese sido mas blanda o romántica, la hubiésemos criticado por políticamente correcta. Si es un drama, la criticamos porque cuando se habla de una relación gay, nunca se trata de una forma "normal".
Lo que más me a molado de esta peli es que, por primera vez, y salvo excepciones, a dejado a casi todos contentos...

1/24/2006 11:28 a. m.  
Anonymous Sr. Skywalker said...

Yo creo que estamos faltos de identificación. En cuanto nos vemos reflejados esperamos que sean tal y cómo queremos...
Cuándo sea normal ver un gay en un anuncio, película, por la calle, dando misa, ... se nos pasará.
Estoy con Tele, lo tomamos muy personal.
Yo si creo que es un amor real. Es la película más realista sobre amor entre hombres que he visto nunca, por eso nos deja tan mal sabor de boca.

1/24/2006 12:39 p. m.  
Anonymous MM said...

Decimoctavo intento:
Ver sufrir y martirizarse a dos maricas en el cine es de lo más políticamente correcto..

1/24/2006 12:58 p. m.  
Blogger Xabi said...

Pues yo no creo eso, MM. Hoy en día el "lobby gay" (tanto en cine como en tv) es tan poderoso que parece pecado mostrar a dos maricas descarriados o infelices. Pasa igual con todos los colectivos o minorías.Y por lo general todas las pelis o series que tratan el tema son puro pastel (podría darte ejemplos hasta hartarme). Vivimos en la época de lo políticamente correcto.
Por lo que mostrar en una peli a dos maricas sufriendo y martirizándose, y lo más importante, que guste tanto a heteros como a gays, me parece todo un logro y lo más políticamente incorrecto del mundo!

1/24/2006 2:17 p. m.  
Blogger mal said...

estoy de acuerdo con xabi. hay un esfuerzo excesivo por mostrar a las minorías como nobles e intachables, lo cual termina por convertirles en una caricatura. en el caso de los gays, no todos tienen buen gusto, no todos escuchan la mejor música ni entienden de arte, no todos son graciosos y divertidos. los estereotipos "positivos" son tan dañinos como los negativos porque restan humanidad a las personas.

1/24/2006 3:30 p. m.  
Blogger jko said...

ya está bien de posts sobre BM (broke....etc)!!!

acabo de volver de vacas y está todo minado!

que no he visto la peli leche!!!! voy hoy mismo...

anda, ir leyendo los otros relatos que vienen en el libro (al menos el que yo me compré) y dejar un poco el temita... ;-)

1/24/2006 7:00 p. m.  
Blogger Xabi said...

Jko!!!!!
Has estado fuera LA semana y ahora vienes protestando?
Además, yo no pensaba escribir un post sobre BM pero Lifeon me lo pidió (aunque luego no se ha dignado a pasar por aquí...).
Bueeeno, que espero que todo bien por Dublin! Ya me contarás...

1/24/2006 7:26 p. m.  
Blogger Xabi said...

Mal, acabarán obligando a poner un gay feliz en todas las series y películas :-)))

1/24/2006 7:51 p. m.  
Blogger mal said...

sí, serán como las banderas americanas, estarán hasta en la sopa...

1/24/2006 8:08 p. m.  
Anonymous lifeonmars said...

¿Cómo que no me he dignado a pasar por aquí?
¡Llevo leyéndote durante todo el día, pero con mucho curro y poco tiempo para escribir! Sorry!

Yo siempre he estado en contra de las etiquetas. Y siempre he considerado las películas como buenas o malas. No me gusta eso de clasificar las películas según sean: para gays, o para niños, o para mujeres románticas, o para adolescentes inmaduros, etc.
Por otro lado, entiendo que a alguna gente le gusta verse reflejado en una pantalla; y ver reconocidos nuestros sentimientos, formas de ser, o de pensar, en un cine es siempre gratificante.

Esta que nos ocupa es simplemente una buena película, y no debería circunscribirse sólo a los ambientes o círculos, o foros, gays. Es una buena película, que todo el mundo debería ver. Y nada más.

Además no olvidemos que esta película es la visión de un heterosexual padre de familia con niños sobre un amor homosexual. Por tanto es evidente que sea una visión no homosexual de la cosa.
De todas formas ya estamos hartos de estereotipos: que si los gays que salen en los medios no son lo suficientemente combativos, que si tienen pluma, que si son demasiado machos, que si son siempre débiles y poco inteligentes, que si aquello, que si lo otro...

Sigo pensando que esta es una historia de amor universal, de dos personas que se encuentran y se atraen en un momento determinado, y que sucede que son del mismo sexo, y quizá por ello, y por culpa de las circunstancias de la sociedad en la que viven, y quizá por ellos mismos (o por uno de ellos), sólo disfrutan de pequeños momentos de felicidad y de amor concreto, aunque su amor era bigger than life. O sea, como la vida misma.
Pero eso podría también pasar a una pareja heterosexual (véase la maravillosa Los Puentes de Madison, y tampoco corrieron rios y rios de tinta por aquello), y no pasa nada. Es lo más natural del mundo.

Todos (gays y no gays) debemos poner nuestro granito de arena para normalizar las cosas, y vivamos en paz, cada uno respetando a los demás y como le de la gana.
A veces me da la sensación que los mismos maricones son los peores enemigos de los maricones, y no hay nada peor en el mundo que el autosufrimiento o el automutilamiento (¡salvo para aquellos a los que eso le ponga!).

Dixit!!
Besos

1/24/2006 10:05 p. m.  

Publicar un comentario

<< Home